28 febrero, 2017 - No Comments!

No me ates que lo hago yo


¿Alguna vez se te ha ocurrido hacer un estriptís con cinturones?

-Si te ha gustado mi fantasía de Pulse Mara, te invito a que la pongas en marcha. Es posible y no hay truco en el video clip de Mara, ni cinta a dos caras, tampoco cortes de plano. Si sabes cómo colocarlos no se caerá uno solo mientras te contorneas bailando para tu chico polaroid. Un día se me ocurrió sin más. Decidí sorprender a mi pareja, y aunque hace mucho que no sé nada de él, aún hoy aquel moreno sueña con que lo repita.

Abre el cajón y saca todos los que tengas, marrones, gordos, metálicos y hasta los que tantas veces has pensado en tirar pero esa pizquita de nostalgia lo ha impedido.

Colócalos uno a uno en línea sobre la cama del dormitorio.

Haz un croquis mental de cuantos necesitaría tu cuerpo. Con diez puede ser suficiente. Lo más idóneo es que los anchos cubran cadera y pecho. Deja los más finos para la cintura, cuantos más mejor. El juego se alargará. El del pecho es importante que no sea excesivamente rígido o sentirás el correr de una maniquí de escaparate. Te recomiendo que elijas uno con doble vuelta.

La idea es forrar tu cuerpo desnudo a modo de mini-vestido. No deben asentarse unos en otros. Átalos fuerte pero sin que corten la sangre.

Busca un zapato de tacón de color nude para que la atención se dirija a tu cuerpo.

Una vez tengas todos los broches cerrados, mírate al espejo. A continuación camina, da un brinco, tres y haz diez sentadillas. Apóyate en el sillón o túmbate en la cama, gira sobre ti y levántate. Intenta tocarte los pies con la punta de los dedos de la mano. Írguete y, de nuevo, contémplate en el espejo. Si se han movido un poco, todo va bien. Lo has conseguido. De lo contrario, hay algo que no funciona. Cambia el orden y repite.

Te recomiendo que aunque sea algo engorroso hagas una prueba sola. ¡Dale! Quizás hasta te excites tanto como lo hice yo. Enchufa en Spotify la canción de Alabama 3, Woke up this morning porque no hay ritmo más sexy; fuérzate a mover tu cuerpo con la voz bronca que escuchas. Un poco más. Seguro que ya tienes ganas de quitarte el primero. Comienza con los cinturones finos que cubren la zona del ombligo. Sin vergüenza; hazlo frente el espejo pero con la mirada al frente, no a la hebilla. Mostrarás seguridad. Juega y dale rienda a tu imaginación hasta que te queden solo los de la cadera y el pecho. Después tú eliges cual se caerá primero…

Una vez preparada, abre el armario de abrigos y elige el más sexy. Debe ser muy largo y de piel suelta. (El que yo llevo me lo ha dejado el diseñador Miguel Marinero).

La polaroid no es necesaria y el bourbon tampoco. Lo único imprescindible es querer deslumbrar.

Cítate en el hotel Puerta de América, deja la cámara colgando en el pomo de la puerta de la habitación, siéntate en el sofá con el abrigo bien cerrado y deja que se pasee el color de la tarde.

Mara Blixen

-

Gracias a Miguel Marinero por dejarme prestado el fantástico abrigo en lapin azul napado en plata que aparece en la escena de los cinturones. Pertenece a la colección 2017/2018 y acaba de ser presentado en la Mercedes- Benz Fashion Week.

Published by: Mara Blixen in Fantasias

Leave a Reply