15 julio, 2017 - No Comments!

50 hombres de Tinder

Lunes, 10 de julio de 2017. 19:34 horas.

Todos los lunes tengo una cita con un desconocido. En el mismo sitio en Madrid, a la misma hora, las ocho, y en la misma mesa, la que dobla la esquina del muro de hormigón.

Así comienza mi semana desde hace un tiempo. Solo busco calmar mi enfado hacia el desaparecido cantante de ópera. Todos lo amplifican.

Javier, con su tabla de paddle surf y tobillos manchados. Descartado. No me gusta su sonrisa. Luis. Coronel. Mirada vieja y verborrea atroz. Simpático pero descar… descartado. Víctor. Navegante, flequillo, y salto de cebra. Suprimido también. Alfredo. Cuarenta años. He wants to Kiss my neck. Jamás tendrá mi poema. Undo. Manuel. Gafas oscuras, “pedazo cuerpazo”, dice él. Me abruma su pecho. Me abstengo. Álvaro. Un necio que finge otros rostros se atreve a escribirme. Fuera. Agustín. Me gusta pero ha llegado tarde a la cita. Pingüinos, un paso atrás. Andrés. Demasiado sano. Aburrido. No. Claudio. Mucho chateo y muy ocupado en sí. ¡Al pie! Cassette. Así se hace llamar. Tinder se equivoca al decir que somos compatibles. Sumi. Sapio sexual, no quiere dramas ni histerias. Tomamos un vino y prepara, antes de tiempo, el desayuno. Excluido. Iván. Corbata roja vulgar. Mi instinto insaciable por los hombres con poder me falla por primera vez. Apartado. Manuel. Algunos jueces pierden en distancias cortas. Eliminado. Tarkan. Sin duda despierto con un paseo nocturno en su descapotable rojo. Mmm. Decido, quizás antes de tiempo, prescindir de sus labios de tarzán. Óscar. Director de cine, pipa y muy Fargo. Negrura a eliminar. Antonio. Artista, ávido de cama. No hay misterio. Tachado. Juan. Escritor. Desea que sea su próxima musa. No sabe que eso lo hago yo. Excusado.

Y el último, hoy, Carlos. Recién llegado de vacaciones. Abogado, vida económica resuelta. Privilegia la ética sobre la estética (merde!). 1,85. Amante del tinto de alta gama, lee cincuenta libros al año. Toca el cielo con las manos y solo fuma habanos en situaciones placenteras.

Tic Tac, tic tac. Llego tarde adrede, con mi mini falda voraz.

Mara Blixen.

Published by: mara in Uncategorised

Leave a Reply


*