¿Ya no quieres jugar, Mara?

Él:  Cuéntame, Mara, entre tú y yo, ¿cómo fue esa sesión de fotos? ¿Qué pensaste e hiciste sobre esa cama para exhibirte casi desnuda en Instagram?

BLANCO3

….

Él: (una semana después).

Cuéntame, Mara, me tienes con la miel en los labios. ¿Ya no quieres jugar?

Yo (Mara): Cada olor dulce, amargo, ácido, salado, que leo en tus emails,  hacen que yo misma desee recorrer los poros de mi cuerpo (de coño a pecho) despacio y en silencio para ti. Pero públicamente, hasta que adivine si eres capaz de absorber (de adivinar) mi sabor exterior velado por la literatura escrita en blanco y con censura. Y es que sé que aunque lo niegues, te asusta ver la carne marrón por dos, con olor a pezón. Eres incapaz de tocarla (*). Lo sé. En mi cama solo pensé en la posibilidad de que te excites al verme  meter un dedito, y otro,  por los encajes limpios de mi braga… Así, mira…, mis manos deshaciéndose de la camisa blanca de algodón hacia el cielo …, volviéndose un sabueso cachondo… Continúa cabrón…, ven…, ¡empieza a tocarme!

Y sigue escribiéndo, continua preguntando y mañana volveré a darte los buenos días (IG) en satén, cada vez más desnuda…, quizás…, o eso creo…

Mara Blixen.

(*). (con lo que a mí me gusta)

Striptease, pezones y Mata Hari.

Un stripteaseestriptis o estriptís1 (del inglés strip (desnudar) + tease (engañar), baile sensual),

Mata_Hari_15
Mata Hari muy sensual.

es lo primero que dice SexyPEDIA cuando buceo en google, y es lo último interesante que puedo leer, eso y descargarme para el blog la foto de la adelantada y erótica Mata Hari. Aunque hablo inglés, no había hecho la conexión de que la segunda parte de esta palabra (algo cursi si escuchas con atención), es un engaño.

(Strip-TEASE suena como a tis, tea, tit, ti, titi, el piti que se fumaba mamá, y es que todo aquello que acaba en i es muy inglis…y cursiX, que no sexy(i))…, o sexy(i)X!

Inmediatamente me pregunto por qué es un engaño. Sigo leyendo. Rápido te das cuenta de que lo del engaño debe suponerlo solo aquel que crea que lo que va a terminar viendo es lo que “la chica” no enseña cuando aparece en el stage envuelta en oro y sal. Lo curioso es que nadie desea verlo en realidad, y siempre vas a preferir que me quede con las telas envolviendo mis pezones redondos, duros… Entonces es cuando la palabra cobra sentido. Porque cuando has deseado más de mí, quizás yo te he llevado al engaño…

streeptesse2
Mara Blixen simulando un striptease.

Al engaño de creer que me conseguías, de pensar que ya era tu antojito, de hacerte sentir cómo podrías follarme o poseerme, romperme hasta el dolor… Más, más allá, allí donde tu esencia se corrompe para siempre, desoyendo la barrera de la intimidad.

Y cuando crees que lo has conseguido después de un sudado feo, y aún con el sufrimiento que provoca el miedo por acercarte, tu chica (la que ya creías solo para ti) tira la última tela roja al bobo que siempre bebe agua, y se le siente aburrido escondido desde hace meses, casi años, en el espejo negro de salida.

Y te vuelvo a hacer un striptease cuando lo pidas, y será nuestro striptease bobo…

Mara BLixen. 

“Quien resista [tu poder de seducción], te liberará”.

Un segundo de sentimientos multi-fórmicos me han retratado en el momento final.

Me he sentido neurótica, inquieta, reprimida, triste, enfadada y finalmente, “bipolar”, después de disfrutar, hace unos días en el Real, de Parsifal, una de las óperas más enigmáticas de Wagner.

Después de experimentar cómo un hilo fuerte e invisible me conectaba con Kundry, el personaje femenino principal que intenta seducir al puro Parsifal, me hago una pregunta. ¿Acaso no todas las mujeres  somos algo bipolares?

Mejor dicho, en un mundo construido por los hombres donde el sexo es pecado, para destacar entre otras “ninfas” (las comillas expresan mofa), ¿se debe cumplir con la doble representación arquetípica de los dos opuestos femeninos, eros, caritas? En la Historia del Occidente religioso, son tantas las representaciones en música, ballet, cine, literatura…, donde la cosificación de la mujer se representa como un binomio de sometimiento, (Kundry penitente), y rebeldía, (Kundry puta), que entiendo cuando Freud nos trató de seres insatisfechos y alienados.

kundry-parsifal
La soprano Waltraud Meier en el momento en que intenta seducir a Parsifal.

Kundry, por un lado es una venus del placer; es una hechicera  que encarna las fantasías reprimidas de los hombres. Pero no lo hace por voluntad. Está maldecida por el mago Klingsor, que utiliza su belleza irresistible para, a través de ella, dominar a los caballeros del Santo Grial. Por lo tanto, no es una diosa, es una puta. Pero aparece  en escena Parsifal que será quien la libere, resistiéndose a sus encantos. De este modo, al final del acto II, se levanta la maldición de Klingsor y Kundry es libre. A partir de este momento Kundry se convierte en un alma boba, insegura y penintente.  Aunque, en un principio, la soprano no me convenció (su físico no estaba a la altura de la fuerte personalidad del libreto), cuando la sentí vulnerable, callada y arrastrada por la culpa en el stage, me emocioné de tal modo que la ópera entera, de cinco horas de duración, me conquistó.

Casi cien años después de Freud y aunque Wagner sea incluso anterior, al salir del Teatro Real, en conversación animosa con mi pareja “masculina”, concluimos  que Kundry es tan real como contemporánea.  Lo que seduce enormemente a un hombre es la mezcla de las dos Kundrys, la ternura y delicadeza  versus el arrojo, la pasión y el pecado.

¿Qué mujer se atreve a identificarse con Kundry?  Yo lo admito. ¿Por qué no confesar que a veces me siento como ella?  Lo que no tengo tan claro es que este sentimiento  (o percepción de mi misma) sea fruto de la tradición o, es algo más profundo y fundamental.  ¿Quizás está escrito en nuestros genes?

Mara Blixen.

<< Fuerte es la magia del que desea, pero aún más fuerte es la del que renuncia.>>

(Borrador en prosa de Parsifal,1865).

Ver extracto de la ópera de Wagner, cuando Kundry seduce a Parsifal.

MET-GALA-SEX.

Hablemos de sexo. Mucho mejor, hablemos de la gala del Metropolitan que se celebró ayer noche en Nueva York.  Algunos no sabréis de que va. No importa, aunque es el acontecimiento del año en la moda. La todo poderosa editora jefe de VOGUE, Anna Wintour (Valle, te envío un guiño), elige la temática, este año muy futurista y decide quién va y quién no. Más de una vez debe llamar la atención al sin fin de horteras que pueblan el mundo, amenazando de que no volverán a ser invitados. ¿Cómo habrá sido la reprimenda en el baño de la elegantísima Anna a Lady Gaga (*)?

No tengo mucho tiempo, pero de todas las que desfilaron por la red carpet me quedo con “dos y dos”, que me llamaron la atención.  Las dos primeras quisieron parecer sexies y consiguieron lo contrario. Dígase, mi respetadísima Madonna y la rapera Nicki Minaj con un Moschino muyyyy raro. Me parece que faltaba mucha tela alrededor de esos dos culos apretados.

madonna-met-gala-2016-nickie-nijah.jpg
Izquierda, la rapera Nicki Minaj y a la derecha Madonna.

Las dos segundas pisaron fuerte con un modelo que parecía que habían nacido pegadas a él. No enseñaban nada, no había transparencia alguna, pero tenían un sex appeal… Ellas son la “influencer” (no sé si se utiliza esta palabra en moda), Alexa Chung ,y la modelo Edie Campbell, que me pareció, sin duda alguna, la mejor.  Su “dos piezas” no era nada fácil. Además, un estampado, por discreto que este sea, siempre es  muy arriesgado. Alexa Chung sabemos que siempre está perfecta. Así que Edie, por mucho que te atrincheraras sellada a Mario Testino, te mereces un puesto en la portada del VOGUE.

met-gala-2016-edie-campbell-mario-testino-alexa-chung.jpg
Alexa Chung a la izquierda y Edie Campbell a la derecha.

Mención aparte merece Kendall Jenner, la jovencísima modelo del clan Kardashian. Aún le falta personalidad pero desprende algo que seduce mucho. Es tierna pero, tengo la sensación de que detrás de esas telas mínimas que suele llevar, hay un fuego fuerte latiendo…

KENDALL-JENNER-MET-GALA-2016
KEndall Jenner en la red carpet del MET gala 2016.

Mara Blixen.


Curiosidades:

La Gala del Met o la Costume Institute Gala es un evento benéfico que da inicio a la exposición de moda anual del Instituto del Vestido del Museo de arte metropolitano de la ciudad de Nueva York. Los fondos recaudados en la gala constituyen todo el presupuesto anual de Instituto del Vestido y, según se informa, en 2010 alcanzaron los 9 millones de dólares.

(*). La imagen destacada de la entrada es Lady Gaga a su llegada a la red carpet.

Mi danza erótica.

Hoy es el Día Mundial de la Danza y yo bailo en silencio.

No necesito la música. Está en mi cabeza. La danza es una de mis pasiones. Diría que es mi vocación. Es más, me atrevo a gritar que únicamente con el baile conecto con mi yo Lacaniano, con mi esencia… Solo al bailar puedo ver a la verdadera Mara,  me encuentro con ella y me cae bien.

Y ahora, dejo de escribir, me levanto de la silla, me alzo unos tacones negros y me entrego a LA DANZA. Lo hago bailando para ti.

my-legs-mb2.GIF

Pd. Hoy debéis bailar. Para él o para ella, o para ti mismo, pero ¡Bailad!

Mara Blixen.

Os dejo una capsulita del diccionario.

La erótica es un término colectivo de raíces griegas y latinas (nominativo plural de erotikon, εροτικον, y de eroticum y carente por tanto de plural él mismo) con el que se ha designado al conjunto de objetos relacionados de alguna manera (en general representativa) con la pasión amorosa humana, especialmente cuando está enfocada hacia sus aspectos físicos y sensuales. Como sustantivo erótica abarca pues todos los objetos calificados de eróticos. Y resulta que, a lo largo de la historia, eso ha sucedido con las cosas más diversas: chascarrillos, coplas, bailes, poemas, vasijas, estatuas, dibujos, pinturas, medallones, libros, novelas, exvotos, fotografías, películas y casi cualquier cosa imaginable ha podido ser y ha sido incluida en el grupo. El campo abarcado es pues inmenso.

(Extracto de wikipedia).

Te doy mis pechos. (Coco desnuda en la cama).

 

pechos

Mis pechos hablan serpenteando entre espejos…, en una tarde solitaria y casi ruidosa de viernes…, en otro reglado fin de semana más, ¿Cuántos más? ¿Cuántos llevo vividos? Y,  ¿Cuántos quedarán?…, ¿Quién coño me preguntó si los quería vivir? ¿Una madre que olvidó que éramos dos cuando nació mi hermano gemelo? ¿Un padre que se largó sin decirme si quiera adiós?

Así me despierto de la siesta del comienzo de un fin de semana muy “lady blue”. Seré breve porque me incorporo cansada de escribir en mis pestañas… (Solo un artista podría fotografiar mi última frase).

Tras el disparo, ahora soy capaz de haceros notar la sutileza del papel limpio que confunde al fotógrafo cada vez que pretende destacar el monte de venus de una mujer frente al vals del piano. Mi repetitivo triángulo se despereza entre las culebras de su biombo. Y aún no conozco al retratista…

h3Mi noche de más se suma a la vida, porque, de la caverna de la sala oscura de contrastes surge un trazo bonito, pinta de azul a los muchachos… Y es que la belleza es la hostia nívea que nos remide del pecado. Su búsqueda, la búsqueda que hago de ella follando obsesivamente es lo único que me hace estar clavada al suelo y no morir.

Admiro la cajita mágica que envuelve cualquier fotografía sublime. Yo soy solo una escritora deprimente (pero alegre por genética), quizás por el temor a no alcanzar nunca la belleza de la que siempre hablo…, o la fama. O a no creérmelo… A fracasar, cuando simulo en el tejado, ser la fea Coco Chanel, la flaca que ese tonto admiró antes de que alcanzara el éxito de manera natural. Cuando leo sobre ella, me pregunto si, antes de conseguir la fama, también fue admirada por su personalidad. Es posible que esta reflexión esté anticuada hoy, pero, ¿cuándo empezó a ser importante la fama? ¿Llenaba Coco los lugares por su estela de adolescente? Entiende lo que trato de decir.

Me gustan las fresas, pero también me gusta no ser nadie.

¿No es esa la cota más alta de la verdad?

….

Perdón, ¿No es esa la cota más alta de la vanidad?

Mara Blixen.

El sexo y las cinco esquinas

Como afirma Mario Vargas Llosa con motivo de su última novela, Cinco esquinas, “Hay que tratar el sexo con naturalidad, ya hemos pasado por Freud y el psicoanálisis, por toda la cultura sexual de nuestro tiempo, que es rica y variada, y deberíamos estar informados de que en el sexo no existe una normalidad y anormalidad, que las fronteras se confunden y se borran y las posibilidades son infinitas…”.

¿Por qué precisamente utiliza el autor la normalidad y anormalidad del sexo? ¿Qué quiere decir exactamente con ello?  Yo no lo sé. Lo que sí sé es que apenas hay información ni cultura sexual, por mucho que aparentemente lo parezca. Como dice él, deberíamos estar informados, pero no es así. Es cierto que la publicidad, el cine, la moda, explotan continuamente el lado sexual. Cualquier empresa presenta su producto envuelto en un halo sexual casi siempre. Algo tiene el sexo muy potente en nosotros que en todo está presente, aunque de promocionar “fairy” se trate.

La sociedad actual está saturada de señales o símbolos sexuales. Éstos lo invaden todo. Pero no nos llevemos a engaño pretendiendo hacer ver que el sexo está ahí y que ya está introducido sólidamente en nuestra cultura. No es cierto. Me atrevo a decir que son solo las señales sexuales las que están ahí, no el sexo. Del mismo modo que do, re, mi…, do, re, mi… es un acorde musical pero no es música, ni siquiera una melodía.

Entonces, un escote, una minifalda, o los vestidos completamente transparentes que lucen últimamente las diosas de las alfombras rojas son esas señales a las que me refiero. Eso es ya natural. Está aceptado e invita a pensar en el sexo. Son el objeto de deseo.

marilyn-monroe-marlene-dietrich-irina-shayk-rita-ora
Marilyn Monroe, Marlene Dietrich, Rita Ora e Irina Shayk. (Poquita diferencia entre ayer y hoy).

¿En qué es rica y variada nuestra cultura sexual? No logro verlo. Aprendo mucho más de los ensayos del siglo pasado (Freud, Foucault, Apollinaire…), que de cualquier blog que intente hacer materia al respecto. Incluso la sección de “mi” preciada revista Jotdown dedicada a eros, repite y repite a los clásicos. La mayoría de los artículos que leo o son historicistas, es decir, están inundados de descripciones rimbombantes sobre los diferentes comportamientos sexuales de la Historia de la Humanidad, o, por el contrario, son instructivos de cómo preparar tu cuerpo para el placer anal… Pero del SEXO de verdad, que, en realidad está en nuestras cabecitas, muy poco se habla.

El sexo aún está escondido debajo de la tierra. No tengo idea de cómo será en el futuro pero, a día de hoy, todavía se le tiene un enorme miedo. Por supuesto que Freud dio un salto enorme y nos hizo ver que el sexo está detrás de todos nuestros trastornos y maneras de actuar. Pero el enorme civismo de la sociedad, incluso en nuestros niveles más íntimos de pareja, me hace pensar que solo en las tribus más primitivas, el sexo puede mostrarse en un sentido literal. Recuerdo un pasaje (que jamás voy a olvidar) de “El entenado”, grandísima novela de Juan José Saer. El argumento versa sobre un europeo atrapado por una tribu antropófaga en Río de la Plata. Deciden salvarlo durante muchos años. El protagonista relata cómo una vez al año y seducidos por unas hierbas alucinógenas, se montan un festín tan arcaico como libre de prejuicios. Solo entonces, se traspasan sin miedo los “límites” y tiene cabida cualquier acción sexual por espeluznante que nos parezca. Todos follan con todos, hombres, mujeres, niños…Lo hacen de una manera salvaje. Al día siguiente todo vuelve a la normalidad. Lo quise entender como un ritual para sanar, o salvar al hombre de su oscura identidad sexual. El autor parece querer decirnos que solo con una ceremonia anual de esas características, podremos transgredir, para intentar aceptar sin miedo lo que somos y, así, poder seguir viviendo más puros y con algo menos de angustia.

No puedo imaginarme que algo parecido pueda ocurrir en Occidente sin que haya consecuencias, como tampoco creo que podamos aceptar nunca el sexo con naturalidad. Y es que, quizás, el sexo pueda ser natural, pero solo en un primer grado. Hay una fina línea entre lo natural y lo no natural. Si no fuera así, no existiría, ni lo prohibido ni la transgresión.  Estoy de acuerdo con las palabras del filósofo, de que la transgresión no es la negación de lo prohibido,  sino que lo supera y lo completa.  Y yo añado que sin morder la manzana, no seríamos más que almas ingenuas y tontainas.

Mara Blixen.

 

El SEXO de los terremotos

the-age-of-earthquakes-coupland
Título: La era de los Terremotos; Una guía hacia el Presente Extremo.

Let me alone!, o ¡déjame en paz!, escribo este ensayo a modo de rap. Y no te pierdas en el móvil mientras esperas mi respuesta porque no la habrá. Precisamente porque sé que es lo que anhelas… Y todo porque este presente extremo te tiene absorbido, ¿sí o no?  Ya contesto yo. Sí, y más de lo que eres capaz, ¡tonto! ¡Pero si ese del costado es mucho más interesante que Pablo Android! Su nombre indica su total imbecilidad. Andro-ID! ID, ID, ID-iooooota… ¿No lo ves aún? Entonces, ¿por qué te sientes empequeñecer si no te compras un mac o una galaxia gravitacional? Más rap. Steve Jobs en doscientos años no será más que la vena azul que nunca tuve por mucho que intentara convencer la otra noche en la cena del Viso, de que ostento un placentero y slowly Ducado. Quizás en trescientos años más, ya no utilicemos el móvil o, mejor aún, ¡nosotros seremos el móvil! O quizás, solo quizás, tendremos sexo intranético, es decir, unipersonal; osea, sin nadie. No necesitaremos a naaaa-di-e. ¿O sí? ¿Ganará lo individual o lo colectivo? Esa es la gran pregunta del siglo, o eso defienden los “tres mosqueteros”… Si gana lo individual, entonces el sexo si será intranético, como decía… Eso sí, previo pago y acabando por fin con la prostitución. Intentaré explicar por qué. Definiremos el sexo que queramos en cada momento, tan solo con nuestra valiosa imaginación.  A veces será largo, otras en pareja, quizás algunos dibujen en su database una orgía romana… Será tan a gusto nuestro que, me atrevo a postular que el homo sapiens aún no ha descubierto las cotas más elevadas del erotismo…

Tú tienes el poder porque tu generación será la única en morir. Pero no te engañes más de lo conveniente cuando deseas algo inalcanzable que enlatan en la red. ¿No ves que la tatuada y gorda de Lenny, Lenny Dunham, sí, esa, la fea de “girls” rompe audiencias? Y lo hace porque es de verdad, porque el vecino del sexto sexista es follower de las tops de Instagram, pero a la que desea hasta rezumar baba por cada orificio de su cuerpo, es a la pecosa del cuarto. Hasta a mí me gusta y eso que vivo en un chalé y sin vecinos… Es muy divertida la manera en que la mayoría de la gente que parece tan nice se convierte en trolls y monstruos cuando bucean en la red en el onanismo de la noche… Si alguien grabara las extravagancias que buscan cuando cuelgan el Armani sin arrugar antes de cenar…

the-age-of-earthquakes-obrich

Rapeo y rapeo y la Tierra tiembla, y termino de leer “The Age of Earthquakes” (he cambiado el título del post a antojo) con una amplia sonrisa y relajada, muy relajada. Pero es que no hacer nada se ha convertido en algo francamente difícil de conseguir, porque con nuestro device pegado a la lengua, jamás estamos unbusy, y el aburrimiento se ha convertido en un bien escaso. Pues ahora mismo voy a no hacer nada. Lo que deseo es abrir una botella de whisky del buenísimo y que me metas un poco de mano o…, mejor que lo hagan “ellos”, que siempre pone más. “Ellos” son los tres molones, Basan/Coupland/Obrist, los autores del simpático y nada insustancial libro La Era de los Terremotos, que me ha dado tanto juego como para escribir este texto a minuto por línea, adelantando al presente y que no voy a corregir. Me voy a por el Chivas pero antes quiero transmitirte una idea (quizás alguno crea que peca de tonta pero ojo con lo que piensas…): Todo el mundo en el sexo de los terremotos siente exactamente igual que tú. Cuidado.

Y me parece algo bizarro haber escrito este texto. ¿Acaso parezco yo?

Mara Blixen.

Poemas de San Valentín.

san-valentin-antonio-gamoneda

              “Viene la noche. Es

 la hora de perderme en

               tu cabello y tu llanto”.

Hoy me he despertado con este poema de Antonio Gamoneda resonando en mi cabecita. Nunca celebro San Valentín. Prefiero regalar el rojo del fechazo un día cualquiera del año. Pero hoy escribo este precioso poema que recitabas antes de amarme, las noches que sentías en el brillo de mis ojos una diminuta mácula de tormento… Y hoy me acuerdo de tí. Y perduras fuerte, después de tanto tiempo…

Mara Blixen.

El ardor de Mara.

desnuda BW2Tengo muchas ganas de escribir pero no sé cómo ensuciar la hoja en blanco. Siento un ardor dentro de mí tan palpitante que hierve mi cuerpo. Anhela salir pero aún está merodeando con contenida vehemencia por la capa más interior de mi piel. Percibo cómo recorre de un modo vivaz el torrente rojo de mi organismo haciendo despertar cada víscera. Ahí fuera hace frío, todavía es Invierno, pero en mí la Primavera brota ya incansable…

¡Vaya! He conseguido dibujar tímidamente en la hoja en blanco, aunque en realidad mis palabras hoy son torpes (estoy vaga y…, muy cansada).

En ocasiones, el silencio describe mejor ese ardor. La mudez me embriaga y es mi mejor utensilio de expresión. Es la palabra perfecta.

Os dejo un enlace a la Consagración de la Primavera de Stravinsky. Son muchas las versiones coreográficas bailadas pero hoy he elegido a Maurice Béjart.

pincha aquí

Mara Blixen.

Mara, sexo, inocencia y Hotel California.

 

HOTEL_CALIFORNIA_THE_EAGLES
Hotel California, The Eagles.

Some dance to remember, some dance to forget…

Extraigo esta frase clave de Hotel California, una de las canciones más incisivas de mi vida. Al enterarme esta semana de la muerte de Glenn Frey (The Eagles), no daba crédito porque justo el día anterior la bailé obsesivamente, no sé cuantas veces… Me dejé arrastrar desnuda entre el silencio del fin de semana.

Más allá de las interpretaciones satánicas o como metáfora del corrupto Hollywood que algunos insisten en hacernos ver, otra cosa tiene esta canción que me hace vibrar. Y aunque no viene al caso, dejo caer que siempre he puesto a Hotel California y Summertime en el mismo rincón de la estantería. Hace años no sabía por qué escuchaba tan compulsivamente estas dos canciones. Aun siendo muy diferentes, para mi algo tenían en común. Ahora, después de dejar rozar el aire fresco de la carretera en mi melena larga tantas veces, ya empiezo a entenderlo.

Cuando apenas era una niña y la escuché por primera vez, se me caló dentro. Busqué la letra y me la tragué. Siempre preguntaba a los mayores por su significado y yo no paraba de soltar disparatadas opiniones para ver los comentarios… Nada me convencía.

Un día, cuando ya estaba pisando el umbral del universo adulto entendí cuál era el significado para mí. Sabía que el mundo mágico que estaba a punto de descubrir cuando apenas me empezaban a crecer los pechos, me iba a gustar mucho más a que a cualquiera de mi edad. Siempre fui precoz. (Entonces ya había leído todo del esperpéntico y genial Valle-Inclán). Estaba dispuesta a no pasar desapercibida, y era tan osada que me disponía a inventar una nueva juventud de vanguardia.

mae 5
Mara en búsqueda de la inocencia que un día se fue.

En verano, organizaba fiestas pink en la playa; era asidua a tertulias extravagantes donde, entre aquellos hombres barbudos, mi minifalda cortísima no pasaba desapercibida, y siempre estaba rodeada de amigos, de pretty, pretty boys… Cuando llegué al Hotel California, yo misma quise pagar por conseguir la habitación “mirrors on the ceiling (espejos en el techo)” más exclusiva… La vida corría alegre y era fácil, so easy…

Pero, en ocasiones me despertaba en salas oscuras sin casi conciencia, a veces asustada. Entonces, parte de la melodía que escuché muy jovencita, venía a saludarme en susurros, como una canción de cuna,…You can check-out any time you like, but you can never leave…

Es como si fuera la favorita de Glenn Frey y él mismo quisiera alertarme de que, una vez dentro, ya no podría volver a la candidez de la adolescencia. De que tenía que saber que eso sucedería, evitando así sentirme prisionera cuando, algún día, quisiera correr en otra dirección.

Oficialmente estaba avisada y por eso no era justo que llorara. Nunca me quejé, ni una sola vez. No recuerdo si fue en la sala de banquetes cuando decidí que, si el hielo del champagne volvía a sacudirme, en vez de correr, bailaría…

Some dance to remember, some dance to forget…

Y ahora que aún soy joven, y que me consta que la inocencia más perversa busca nuevas almas pero no la mía, voy a escribir una canción nueva para todos. Esta dirá algo así como que el Hotel California ha sufrido un colapso y se ha derrumbado. Entonces, otras generaciones volverán a recuperar la inocencia cuando quieran y no tendrán la necesidad de bailar para intentar conseguirlo, pese a las arrugas que le salgan a la bestia…

Mara Blixen. 

(Os dejo la letra de la canción).

“Hotel California”

On a dark desert highway, cool wind in my hair
Warm smell of colitas, rising up through the air
Up ahead in the distance, I saw a shimmering light
My head grew heavy and my sight grew dim
I had to stop for the night
There she stood in the doorway;
I heard the mission bell
And I was thinking to myself,
“This could be Heaven or this could be Hell”
Then she lit up a candle and she showed me the way
There were voices down the corridor,
I thought I heard them say…

Welcome to the Hotel California
Such a lovely place (Such a lovely place)
Such a lovely face
Plenty of room at the Hotel California
Any time of year (Any time of year)
You can find it here

Her mind is Tiffany-twisted, she got the Mercedes bends
She got a lot of pretty, pretty boys she calls friends
How they dance in the courtyard, sweet summer sweat.
Some dance to remember, some dance to forget

So I called up the Captain,
“Please bring me my wine”
He said, “We haven’t had that spirit here since nineteen sixty nine”
And still those voices are calling from far away,
Wake you up in the middle of the night
Just to hear them say…

Welcome to the Hotel California
Such a lovely place (Such a lovely place)
Such a lovely face
They livin’ it up at the Hotel California
What a nice surprise (what a nice surprise)
Bring your alibis

Mirrors on the ceiling,
The pink champagne on ice
And she said “We are all just prisoners here, of our own device”
And in the master’s chambers,
They gathered for the feast
They stab it with their steely knives,
But they just can’t kill the beast

Last thing I remember, I was
Running for the door
I had to find the passage back
To the place I was before
“Relax, ” said the night man,
“We are programmed to receive.
You can check-out any time you like,
But you can never leave! “

El globo de ORO más SEXY.

¿Cuál ha sido el globo de oro más sexy de la 73 edición que se ha celebrado este fin de semana?

Mmm.

Después de repasar con mi amiga Valle uno a uno cada estilismo de la red carpet de los Globos de Oro de este año, no salvo una sola de las puestas en escena de l@s más bellos de Hollywood. En realidad, prefiero los looks de cualquier premio de la música porque, al menos te puedes sorprender por su extravagancia. Pero después del fallido intento de ir al cine a ver “Lobster”, y aburridas de tanta lluvia, nos hemos quedado en casa sumergiéndonos sin rumbo en la red.

No me voy a extender que me esperan para dormir pero os lanzo una pregunta que quizás sois capaces de responder: ¿cuál ha sido el globo de oro más sexy?

todas_las_celebrities_de_la_alfombra_roja_globos_de_oro_2015.jpg
Naomi Watts, Dakota Johnson y Helen Mirren en la 73 edición de los Globos de Oro.

Sin querer influenciar en las respuestas yo voy a contestar ya: NINGUNO. Sí, así es. Lo digo sin pestañear. Probablemente han pasado por la alfombrita las mujeres más bellas del mundo, pero me han parecido todas intercambiables; al menos sus modelitos. Mucha goma, todas con el mismo modelo y corte de corsé y ni ápice de vitalidad; plastic power, la la la

Si hubiera estado por allí el fotógrafo Terry Richardson, con la fama de devorador de carne que tiene, se hubiera muerto del aburrimiento. El pase de maniquís me ha recordado a aquellos recortables de papel que mi tía me regalaba de niña para que vistiera a las modelos. Cuando elegías el vestido que esa tarde querías ponerle, solo tenías que doblar las pestañitas y la modelo quedaba perfecta. Lo que quiero decir es que el Gucci amarillo de Naomi Watts lo podía haber vestido Dakota Johnson o incluso la señorísima Hellen Mirren. Me imaginaba a todas ellas desnudas, una al lado de otra como en un desfile militar y, cualquiera al que le guste la moda como a mi, podía hacer un “quita y pon”. Ni una gota de auténtica elegancia, ¿personalidad?…, ausente. ¿Y quien de ell@s podría alzarse con el título del más sexy?, (que es de lo que va este blog). Para mí, sencillamente ninguno.

todas_las_celebrities_de_la_alfombra_roja_de_la_72_edicion_de_los_globos_de_oro_2015_sexy
Michelle Monaghan y Clive Owen. 72 Globos de Oro.

Voy a intentar hacer un esfuerzo y voy a destacar por su naturalidad y delicadeza (que siempre pueden ser muy sexies), a la actriz nominada de True Detective, Michelle Monaghan. Y entre ellos, quizás influenciada por el papelón que hace en la increíble serie Knick, a Clive Owen…

(El escote de portada es de Jeniffer López que siempre está estupenda y respira sexo en cada célula. Aunque no sé si es del todo sexy…).

Mara BLixen.

Pide a los Reyes unos LEGGINGS bien sexies!

El legging de piel es una de mis telas favoritas pero no solo de noche, también de día. Es una prenda muy cómoda, marca perfectamente mis muslos bien formados de la danza, y ¿cómo no?, siempre es sexy. Lo combines como lo combines. Me los pongo a todas horas y según el plan que tengas lo vistes de distinto modo. Os doy tres ideas de cómo llevarlos:

legguing-piel-americanapparel
3 combinaciones de leggings. Mi favorita, la de Americanapparel.

Total black: El legging con un jersey básico y una blazer. Todo en negro. Fácil y muy chic.

Dos tonos: El legging hasta la cintura y un jerseicito o camiseta de color metido por debajo. Para ello tienes que ser algo atrevida pero destierra la idea de que solo las delgadísimas pueden combinarlo así. El de la imagen es de americanapparel y el tipo de escote de este básico en tono rosa pardo lo dejaré para otro post porque sabrás que está muy de moda.

Desenfadado: La cuestión es aparentar que no has cuidado nada el estilismo. Acompáñalo de un jersey gordo muy amplio, y tu chico no sabrá si agarrarte antes el culo o meterte mano de cintura para arriba.

Hay muchas más combinaciones. Por cierto, cualquier calzado es válido. Tacón, deportiva, bailarina… Todo depende del mood en que te encuentres. Y os confieso un secreto. En Calzedonia los compro a pares y no hace falta que gastes demasiado. No cuestan más de 25 euros y los tienes con infinitos dibujos y texturas. Los que llevo en el sofá son de la temporada pasada y los del maniquí los podrás comprar aquí abajo. Anímate y regálatelos por Navidad.

legging-negro-piel-calzedonia
Leggings de Calzedonia 2015/2016.

http://es.calzedonia.com/thumbnail/mujer/leggings/leggings-de-piel/pc/50118/c/50182/50184.uts

Mara Blixen.

(Ver más en sección moda).

50 SOMBRAS DE GREY Y 50 REGLAS PARA FOLLAR. Parte II.

Continuación parte I.

ROJO

Cuando dos personas buscan un encuentro sexual esporádico (sin pagos mediante) deben ser conscientes de varias cosas. Uno: aunque no haya amor tiene que parecerlo. Dos: se deben explorar cosas nuevas, siendo más creativos de lo habitual (el sexo convencional que se quede en casa, si lo hay). Tres: los mimos y abrazos son muy importantes. Cuatro: hacerle sentir al otro que no solo buscas sexo, que también le aprecias, que le respetas y te interesa lo que te puede contar. Lo que quiero decir es que para que el sexo ocasional funcione tiene que convertirse en algo extraordinario, en un momento mágico de entrega entre dos personas que, aunque no se aman tienen que entregarse al erotismo por el enorme respeto que sienten, no por el otro, sino por el sexo.

Puede parecer sencillo pero Mara solo lo ha conseguido con “el inglés” y al salir del cine, con Christian Grey. Claro, a su manera con unos cuantos latigazos rítmicos. Eso es lo que nos atrae de él. Él no ama, folla pero folla con rotundidad, ¡con seriedad joder! Se entrega al sexo.

Y, pobre de él, porque aunque no lo sabe cuándo se folla a Anastasia la está amando. Ella así lo siente. Aunque no apruebe los azotes le gusta porque se entrega por completo a él.  No olvidemos que si el cocktail funciona es porque el guion enseña una historia de amor, no de sexo. Y eso mismo debe parecer entre dos personas que buscan placer en matrícula.

Para los que no entiendan lo que digo se me ocurre una tabla de cincuenta (quitando el cero de atrás se quedan en cinco) comportamientos esenciales para hallar la noche perfecta.

REGLAS DE LOS AMANTES PASAJEROS.

Número uno: Quitarse la ansiedad por penetrar. ¡Por Dios! Es tan básica que aún me cuesta entender que un hombre pasado los treinta no la haya aprendido. Empezar así una noche pasajera de placer es lo más anti erótico para una mujer. El hombre que rápidamente va a la penetración, rápidamente experimentará la eyaculación. A ese hombre hay que quitarle el título de amante pasajero inmediatamente porque no llega a los mínimos.

Regla número dos: Mimarse el uno al otro (POR IGUAL). A todos nos encanta sentirnos queridos y eso aplica también en una relación espontánea. No lo olvidemos. Si no estás de acuerdo con esta regla busca una puta y punto. Recuerdo uno, artista claro, que en el segundo encuentro me suelta eso de que “tenía que mimarle mucho”. ¿Cómo? Pensé yo. Que una rica heredera treinta años mayor que el frágil Charlie Parker cuidara de él hasta su muerte es una cosa pero ¿que han visto algunos en mí para darme ese rol?… Quizás es que no ven nada, no porque no quieran, es que no pueden. Solo pueden verse a sí mismos (y a su polla). El amante perfecto buscará un equilibrio entre la parte afectiva y la calidad del contacto sexual.

Regla número tres: No quitarle el juego de lencería en el primer asalto que con tanto esmero se puso para ti. Es más común de lo que creemos. Un consejo. Juega con las telas carísimas que ella ha comprado esa misma tarde. Besa las tiras de sus ligueros, muérdele los pezones por encima del sujetador… También dile que se meta sus deditos entre las telas rojas del culotte mientras la observas con descaro. Empezará a gustarte. Ella se sentirá enormemente deseada y se irá soltando… Recuerda lo siguiente: Cuando una mujer se suelta, ya no tiene límites. Se entrega.

mara en lenceria ROSA.jpg

 

Regla número cuatro: Prolongar los juegos sexuales. La mujer necesita de seis a nueve minutos para alcanzar el orgasmo, pero la gran mayoría de ellos lo hacen en tres. Para ello es clave fantasear, jugar, hablar. Échale un poco de vino en el pecho y chúpaselo mirándole con mucho deseo. Alargarás el momento de la penetración y conseguirás acercar esos minutitos de diferencia. Por ese camino, ella se sentirá excitada, aceptará (como he dicho antes) y comenzará a entregarse. Y cuando esté lista, entonces será más fácil que alcance el orgasmo al comienzo de la penetración. Pruébalo. Con un poco de suerte, seguramente lo alcancéis juntos.

Regla número cinco: Hay algunos fanfarrones que tienen el vicio de hablarte de su gran pericia en la cama. ¡No te creas una palabra!  Alguno encontré que al decirle que le veía con cierta destreza, se creció inmediatamente y empezó a hablar de que le importa tanto el placer de la mujer que había estudiado aquello del sexo tántrico. ¡Qué bien! Al cuarto o quinto encuentro, cuando el interés por tu persona empieza a menguar y ya solo busca tu agujerito, te das cuenta de que lo máximo que ha hecho ha sido leer sobre el tema en un artículo en GQ. Un amante experto en tantrismo siempre tendrá un comportamiento enormemente generoso y el fanfarrón se descubre antes de lo que él cree.

Lo siento hombres que me leéis pero escribo esto desde el enfado porque las expectativas que tenía puestas en mi último amante pasajero explotaron en mi cara enseguida y me ha dejado dos días de amargor.  Ahora que estoy atravesando un momento vital enormemente rico, esta manchita no me la esperaba. Quiero decir que os adoro, que respeto enormemente vuestra manera de ser. Que tenéis que ser mucho más egoístas que nosotras para sobrevivir en esta sociedad dura que no os permite enseñar la vulnerabilidad, y mucho menos  llorar. Pero por eso precisamente a las mujeres de todo el mundo nos gusta Christian Grey, porque es frágil y se lo enseña a Anastasia desde el primer momento. No la engaña, le dice que en el cuarto rojo del dolor, ella sufrirá físicamente, pero le advierte de algo: Le va a gustar. Y claramente le gusta pero solo por una razón, porque ella sabe que él en el fondo la ama y entonces consiente y se entrega.

Ahí está la clave, deja si quieres el egoísmo para tu profesión, ama a todas las mujeres, y especialmente ama hasta la extenuación a las amantes de tus encuentros pasajeros, porque al no haber tantos intereses creados, solo en esos encuentros, el sexo se presenta desnudo, auténtico, se alza como centro indiscutible de nuestra vida.

Mara Blixen.

 

 

Bailando desnuda…

bailando-desnuda

Pínchame, desnúdame y baila…

Hay dos cosas con las que tengo que vivir. Sentir mi cuerpo desnudo y bailar.

A veces solo necesito palpar mi piel, rozarla para, de ese modo, tomar conciencia de mi desnudez y conseguir una pizca de la tranquilidad que necesito para calmar la angustia. Para lo segundo, me hace falta solo un paso dancístico. La música, muchas veces suena solo dentro y entonces despierta una mano que repite una melodía que viene de la playa. Y así me desvanezco, no siento el vacío, me pierdo, me drogo gratis, y disfruto.

En este pequeño vídeo de la artista Yanis se unen las dos cosas. Lo miro y sin mover un dedo, bailo. Hipnótica y parada, empiezo a sentirme desnuda sin quitarme el acogedor jersey Max Mara que ya he sacado otro invierno más del armario. Me toco sin moverme, bailo sin las puntas y mi coño ya está dibujando una coreografía con el movimiento sincopado de las dos bailarinas. Se quiere acercar a ellas. Les habla, las seduce. Les dice: – ¡Bailad dentro de mí! ¡Tocaos! ¡Follad! Ellas se dan cuenta de mi latido y coquetean más, elevando el monte de Venus que tratan de esconder. Me dan la espalda pero saben que estoy buscándolas. Me miran, se ríen de mi vagina hiriente que desea joder con ambas…

La música deja de sonar, ellas dejan de bailar. Ya no se tocan, y es entonces cuando mi mano, antes quieta, resbala hacia abajo, un poco más abajo…

Mara Blixen.

Puta, dancer, guarra, gorda, miles de visitas o…, mujer???

remy-fox-dancer

Soy seguidora de tiempo de NOWNESS y me acabo de encontrar con este vídeo de esta bailarina que no conocía. Y más allá de lo que Remy Fox haga, que realmente ni me provoca sorpresa ni novedad, me ha impresionado cómo el director ha conseguido tocar mi sensibilidad. Y ha sido cuando los atléticos y estupendos jovencitos a rabiar, califican a Romy como una guarra con mayúsculas. Ultimamente no puedo escribir demasiado pero, ¿qué pasa? ¿Que todas las mujeres somos unas putas excepto si somos archi-millonarias? Porque parece que en ese estatus social podemos enseñarlo todo y aún así ser portada de Vanity fair o ser el primer guest en la fiesta más seria como KIM Kardashian? Y…, ¿Por qué las mujeres lo enseñamos todo? (esta pregunta si es interesante…).

Mara Blixen.

Pínchame si quieres ver mis carnes mooooooveeeeerSE.

Nazis, sexo o una espontánea visión de la Historia.

nazis-sexo-y-rock-roll

Pues no estoy nada de acuerdo con este artículo… Me parece algo simple asociar el gusto por el canon de rubio-ojos azules con la influencia nazi. Quizás el autor se ha dejado llevar por una asociación espontánea de estéticas para escribir un artículo de opinión que le exigían, y sin profundizar en nada más. Si es así, como curiosidad no está del todo mal… Se me ocurre un icono de belleza que hoy perdura. Fue rubia y se llamó Cleopatra.

PinchaME para leer el artículo.

Mara Blixen. 

Ansiedad, abandono, masturbación…

sensualidad-sexo-lenceria

Siento cómo mi cuerpo empieza a encenderse y no es por deseo sexual. No, no siento mácula de excitación sexual. Y sin embargo me voy a masturbar. Necesito  alejar de mí la ansiedad provocada por…, la tristeza o…, la soledad. No. Creo que lo que siento es abandono. Efectivamente. Me acabo de dar cuenta. Es eso. Un fuerte sentimiento de abandono. Pero injusto, gratuito y profundamente inmaduro. Porque pese a que puedo disfrutar de casi cualquier hombre, el que me atrae con desmesurada irracionalidad, en realidad, mira hacia otro lado, hacia otra. Lo hizo desde el primer día. Desde ese primer día yo lo sabía. Lo acepté. Mucho me cuidé de no enamorarme, de ser yo la que mantenía la distancia, la que daba con carta de raciocinio los encuentros amatorios. Sabía, sé que nunca será para mí. Después de conocernos, he podido enamorarme de otro con locura e incluso, ahora me entrego con pasión a un libanés. Me entrego a tantos…, y con clara irracionalidad…

Sin embargo, cuando él aparece, suele ser amable pero una sola línea obtusa de sus cartas me hace vibrar metálicamente, el calor natural de mi estado de ánimo se congela, se desfigura el rojo de mi pecho y la realidad de mi pasado se carcajea de mí avanzando a grandes zancos para hacerme ver que es mi jodida voluntad la que desea estar condenada a la soledad. Y solo por una línea obtusa en sus cartas…

(A veces me gusta escribir sin un hilo conexo, como ahora,  porque la vida es también incongruente. Hoy me dejo llevar por una mezcla del placer de escribir buscando una frase original y de la sensibilidad de mi cuerpo borboteando ansiedad…).

Mara Blixen. 

Prefiero FOLLAR entre risas…

risas-sexo-alegre

ME encantaría poder contaros que esta noche tan tan esperada ha sido inspiradora, flotante, colorida y chispeante… Pero no; todo se quedó en un juego de intenciones feo y gris.

No fue inspiradora porque después de un esperado encuentro de uno de mis lovers castellanos no me he sentado a escribir, excitada aún por el olor perdurable a sexo, con cien ideas disparatadas para resolver el misterio del guante verde aparecido en la segunda estantería de la biblioteca.

Tampoco fue flotante porque…,no floté. Carajo, no lo hice  en ningún momento…

Ni siquiera colorida. Cuando mi lover se lanzó a mi vulnerable cueva como un torpedo de la segunda guerra mundial intenté persuadirle de que todo no es open and close, un blanco y negro… De que entre todos los colores del arco iris justo hay que elegir los que están en el medio, bailar con los verdes, morder con los rojos intensos, acariciarse con un tímido azul turquesa… Todavía hoy, pasados tres días, siento que no comprendió nada… Tal vez allá en los campos de castillos, todo lo envuelve un ocre negruzco…

Y lo más pardo es que no fue chispeante. Eso sí me decepcionó porque ¿qué es el sexo sin alegría? Alguien dijo que la felicidad, en la mayor parte de las personas alegres, es el resultado de una tenaz disciplina. Yo soy enormemente disciplinada en mi vida y en el sexo más porque es donde me siento más yo.  Y follando alegremente es la única manera de encontrar la plenitud individual, la felicidad…, O ¿no?

MAra Blixen.

sI no te gusta FOLLAR, quizás eres uno de estos…

no-sex-sexo-ace-day

A estas alturas ha quedado claro lo central que es en mi vida el sexo. Había oído hablar sobre los asexuales y siempre he sentido cierta curiosidad. Ahora leo en el País que existe todo un movimiento mundial alrededor de la gente que no quiere el sexo en sus vidas, AVEN ( Asexual Visibility and Education Network), así se llama. Y empiezo a imaginarme la vida sin follar. Imposible… Voy a tener que hacer un día intenso de mindfullness para conseguir concentrarme  e imaginarme casta porque, solo de pensarlo se me enciende un calorcito en las vísceras como si me aterrorizase no sentir el consuelo de la pasión nunca más.

Pero ¿si lo único que verdaderamente somos es sexo? En él está nuestra esencia de ser. Y si no, leed a Georges Bataille y su ensayo EL EROTISMO. Fundamental para entender la condición sexual humana.  Más abajo os dejo parte del prólogo (*) con el que estoy (o eso sigo creyendo hasta hoy) muy de acuerdo.

A continuación y en negrita subrayo las cuatro personalidades asexuales:

  • As de picas: no siente atracción sexual ni romántica.
  • As de diamantes: demirromántico o demisexual, que siente atracción romántica o sexual únicamente cuando hay un vínculo emocional fuerte con la persona.
  • As de corazones: alorromántico asexual, que experimenta atracción romántica, pero no impulso sexual.
  • As de trébol: se identifican dentro de la asexualidad, pero están inseguros o se cuestionan su orientación romántica.

pRÓLOGO (*):

El espíritu humano está expuesto a los requerimientos más sorprendentes. Constantemente se da miedo a sí mismo. Sus movimientos eróticos le aterrorizan. La santa, llena de pavor, aparta la vista del voluptuoso: ignora la unidad que existe entre las pasiones inconfesables de éste y las suyas. Con todo, no es imposible hallar la coherencia del espíritu humano, cuyas posibilidades se extienden en un territorio que va desde la santa hasta el voluptuoso. Me sitúo en un punto de vista desde el que percibo estas posibilidades, que son opuestas, en concierto. No intento de ninguna manera reducirlas unas a otras, sino que me esfuerzo en captar, más allá de toda posibilidad de negar al otro, una última posibilidad de convergencia. No pienso que el hombre tenga la más mínima posibilidad de arrojar un poco de luz sobre todo eso sin dominar antes lo que le aterroriza. No se trata de que haya que esperar un mundo en el cual ya no quedarían razones para el terror, un mundo en el cual el erotismo y la muerte se encontrarían según los modos de encadenamiento de una mecánica. Se trata de que el hombre sí puede superar lo que le espanta, puede mirarlo de frente.

mARA bLIXEN. 

Escribe en la caja negra del SEXO…

erotica-porno-chic

Cuando no salen las palabras adecuadas uno se asusta. Te pones a leer a los grandes para ver si encuentras la inspiración. Eso es aún peor porque te das cuenta de que nunca alcanzarás ese estado de gloria. Y te preguntas por qué escribes. Es más,  porque escribes  de sexo…

Los que han leído parte de mi novela (algunos, la novela entera) me dicen que utilizo el sexo tan solo como un utensilio para llegar a la caja acorazada del personaje. A su esencia, a lo que nadie quiere enseñar,  y que lo consigo de una manera poco  convencional, o al menos, muy particular.

Marta me dijo que rasco en las venas negras atravesando un cuchillo en lengua, con extraordinaria impulsividad y alegría. Que consigo un ‘catwalk’ de Lacroix a través de la más patética simpleza. Y que eso al fin y al cabo es lo que hace a cualquier escritor digno de ser respetado.

Es posible que haya una razón que explique porqué centro mis historias en el sexo. Por qué desde pequeña me impactaron tanto pelis como Last Tango in Paris…, Eyes wide shut o más recientemente, Shame… Que quizás, escribir de sexo es una consecuencia natural de lo que soy… Es más. Diría que sé cuál es la explicación, pero eso se queda en la caja…

Mara Blixen.

NinfÓmanO o NinfÓmanA ¿Lo eres tÚ?

sexo-ninfomanía-noticas-sexo

Sorprendida estoy cuando leo este artículo. NinfómanOOO¿? Me sorprendo por la “O” masculina. O, ¿es que tan solo estoy leyendo lo que quiero leer como aquel que se auto engaña siempre para no sufrir? Posiblemente solo haya leído ninfomaníA pero me la creo con “O” y no voy a buscar su significado en el diccionario porque se lo que voy a encontrar… ciertas mujeres con un deseo insaciable y violento por copular…

Violento en mi caso no aplica pero insaciable tal vez. Y…, ¿por qué?

Porque busco y busco y rebusco un sexo mejor, una mayor satisfacción… Busco que jueguen en mis cositas allí abajo. Que lo hagan bien sin pensar en el ego…’Sí! que lo hagan más allá que con devoción y ganas de complacer, con ganas puras de disfrutar de la vida,  del sexo… Solo así uno se entrega… Pero…, si solo hay que escuchar mi ritmo cardíaco…, el de ella, el de tu pareja… Hay que dejarse llevar por la respiración en mi pecho, en mi sexo, en mi mirada…

De lo contrario, volcanes como yo seguirán buscando, insaciablemente…

Mara Blixen. 

descúbre lo que dicen los expertos pinchando aquí…

¡En la última entrega de 50 sombras, Dakota es una muñeca hinchable!

Pínchame para saber lo último de la CUARTA ENTREGA de 50 sombras de Grey

No pienso correr el jueves a comprarlo. No podría leer la cuarta entrega porque no lo hice ni con la tercera ni con la segunda. A duras penas leí la primera porque,sin meterme con el guión ni con la autora, no pierdo el tiempo cuando no hay literatura de la buena. Ahora sí, me encanta que haya saga del guapo Grey para rato porque eso ayuda a que el sexo, tan esencial en nuestras vidas, empiece a verse de un modo más natural. Se lo debemos en gran parte a E.L. James.

Mara Blixen. 

grey-50-sombras-cuarta-entrega

¿Es sexy?, ¿Es ella? ¿es todavía Salma Hayek?

salma-hayek-48 Pínchame y sabrás más del “topless” de la mexicana. Siempre me ha gustado Salma. Ha ido madurando con gran naturalidad sin perder ese punto tan sexy que le hace especial. Confieso que eso es lo que quisiera para mi al llegar a su edad. 48. No quiero ni Uma Thurmans, Meg Ryans ni Renée ZellwegerS. Es una verdadera pena…

Salma. Escúchame… Déjame que te de un consejo. Ten cuidado porque se empieza a ver demasiado el photoshop y en este repor ya no estás sexy. ¿De verdad quieres ser una belleza más, una cara bonita como tantas que vemos en las revistas? Tú no, Salma.

Mara Blixen.

ANAIS NIN. ¿PUTA O SANTA?

Por más que en sus diarios y relatos pornográficos dispense una libertad sin cauce apostando por un sexo muy variado (desde el ‘affaire’ con su padre al canibalismo erótico con Henry Miller), Anaïs Nin no es una golfa, sino una reina del talento, la valentía y el incesto que condicionó su vida. En función de lo que necesitaba relatar de ella misma, estableció en su jurisdicción una leyenda tumultuosa aliñada con un suave rostro ‘brancusiano’ y un coraje arriero. Su biografía se reparte en grandes bloques de tiempo donde siempre hay varios hombres orbitando y un sin fin de páginas escritas: algunas con la vulva, otras con los nervios, todas con el pulso de una autenticidad altísima. Anaïs Nin apostó por el satanismo de no reprimirse y clavar en su propia alma los alfileres de ese vudú que armó contra cualquier señal de mansedumbre.

Leer más. BE READER, BE SEXY!

mANhaTtan y sus pEnES

Hoy me he despertado muy excitada. Después de asearme y mientras hacía mi entrenamiento de mindfulnes (meditación), los pensamientos inoportunos se me escapaban hacia la reconstrucción  del sueño que he tenido. Perturbador. Ayer mi hija me sorprendió con un trozo de piel de un dragón de Komodo que traía del cole. Sentí curiosidad y me puse a buscar información sobre esos bichos y resulta que tienen dos penes. Carajo. Enseguida me  fui a dormir. En la noche me convertí en una arquitecta de lo más cool. El sueño fue agitador. Comenzó con un agradable paseo a pie para ir a trabajar. Era un hábito diario que no perdía para poder presumir de buen culo. El día era frío pero los rayos de sol que se colaban entre los edificios de la segunda avenida  me hacían sentir bien, aunque…, había algo extraño esa mañana. La ciudad se veía diferente. Cuando llevaba cinco minutos de paseo me di cuenta de que los rascacielos de siempre se habían transformado en soberbias arquitecturas falo-céntricas (palabra acuñada por Lisa Simpson). Todos esos edificios  que había conocido en revistas o en mis viajes abrazando el globo, ahora los tenía delante, uno detrás de otro, insinuándose a mí de mil maneras distintas. Sentía como pretendían seducirme para conquistarme. Cada uno lo hacía a  su manera. Algunos  se alzaban erectos, arruga sobrante, como la torre Foster de Londres. Un paso más adelante, la torre Agbar de Barcelona.  Otros eran un poquito más “normcore”, limpios, naturales, como la torre de agua Ypsilanty en Detroit. Su prepucio tan perfecto  hizo despertar algo entre mis piernas. ¡Qué buenas vibraciones había en el aire de Manhattan!  También los había en pareja presumiendo de amor perfecto como las Marina City de Chicago, como mi dragón de komodo. Y más allá pasada la plaza bailaban revoltosas y juguetonas a modo de trío las torrecillas culebrescas de Zaha Hadid en Dubai. Me lo estaba pasando pipa entre tanto pene suelto. ¡Caramba lo que daba de sí ese trocito de piel!

De izquierda a derecha y de arriba abajo. Torre de agua Ypsilanty, torre Foster de Londres, torre Agbar de Jean Nouvel en Barcelona, iglesia cristiana en Dixon, Illinois.

Pero cuando doblé la esquina con la quinta, sentí un sobresalto. El divertimento de segundos antes desapareció. Me tensé. Todo cambió. ..Ya no había luz, tenía mucho frío. Los tríos dieron paso a deformidades asombrosas insultando al poliamor. Las  desaparecidas  y sobrias vergas gemelas me invitaban a unirme a ellas pero ahora se transformaban en monstruosas Torres Velascas de Milán. Sus prepucios cuadrados cada vez eran más voluminosos y de sus ventanas surgían testículos deformes a modo de naves nodrizas secuestrando a las mujeres. Éstas hacían lo imposible por escapar. Empecé a correr. Los espermatozoides del famoso dibujo de Alejandro Zaera Polo  para su proyecto del concurso en el World Trade Center tras el 11S, me perseguían tan veloces como lo hacen dentro de una vagina. No tenía escapatoria. Terminaría fatalmente follada, devorada, tragada por la sucesión infinita de vergas inquisitoriales. El paisaje era espeluznante y para entonces me sentía desorientada y aterrorizada. Me quedé paralizada. Decidí dejarme engullir por el destino. No sé cuánto tiempo estuve en aquella situación pero, no recuerdo cómo, apareció Super Man, me cogió de la mano y abriendo su capa echamos a volar. Las zahas, nouveles, y otras estrellas falísticas se hicieron cada vez más pequeñas hasta que desaparecieron. Super Man y yo volamos los cielos de USA para terminar muy abrazados en la cubierta del único edificio del mundo en forma de polla (ni alzado ni sección, desde el cielo podía ver una planta perfecta con el pene medio erguido y los huevos encajados en su sitio). En el tejado de esa iglesia pollística se respiraba paz y Super Man era más que Super Man…, y yo me quedé tranquila…, y desperté.

De izquierda a derecha Torre de Zaha Hadid en Dubai, proyecto de Alejandro Zaera Polo para el World Trade Center en Manhatan y las torres Velascas de Milán.

Mara Blixen.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑