¿Ya no quieres jugar, Mara?

Él:  Cuéntame, Mara, entre tú y yo, ¿cómo fue esa sesión de fotos? ¿Qué pensaste e hiciste sobre esa cama para exhibirte casi desnuda en Instagram?

BLANCO3

….

Él: (una semana después).

Cuéntame, Mara, me tienes con la miel en los labios. ¿Ya no quieres jugar?

Yo (Mara): Cada olor dulce, amargo, ácido, salado, que leo en tus emails,  hacen que yo misma desee recorrer los poros de mi cuerpo (de coño a pecho) despacio y en silencio para ti. Pero públicamente, hasta que adivine si eres capaz de absorber (de adivinar) mi sabor exterior velado por la literatura escrita en blanco y con censura. Y es que sé que aunque lo niegues, te asusta ver la carne marrón por dos, con olor a pezón. Eres incapaz de tocarla (*). Lo sé. En mi cama solo pensé en la posibilidad de que te excites al verme  meter un dedito, y otro,  por los encajes limpios de mi braga… Así, mira…, mis manos deshaciéndose de la camisa blanca de algodón hacia el cielo …, volviéndose un sabueso cachondo… Continúa cabrón…, ven…, ¡empieza a tocarme!

Y sigue escribiéndo, continua preguntando y mañana volveré a darte los buenos días (IG) en satén, cada vez más desnuda…, quizás…, o eso creo…

Mara Blixen.

(*). (con lo que a mí me gusta)

Deja mis pezones para el final y aprende…

Leyendo este artículo sobre tetas, me ha parecido interesante compartirlo porque a veces nos olvidamos que a las mujeres nos deleita que el hombre vuelque todo su erotismo en el arte de alzar la sexualidad del pecho…

pechos2

La caricia lenta, el mordisquito, y el viaje sinuoso con la lengua por toda su superficie hasta alcanzar el pezón (y ensimismarse en él de infinitas maneras…), es una de nuestras demandas silenciosas…

Por cierto, ¿habías oido hablar  del orgasmo de pezón?

Aprende más pinchando aquí.

Mara Blixen.

¿Es sexy?, ¿Es ella? ¿es todavía Salma Hayek?

salma-hayek-48 Pínchame y sabrás más del “topless” de la mexicana. Siempre me ha gustado Salma. Ha ido madurando con gran naturalidad sin perder ese punto tan sexy que le hace especial. Confieso que eso es lo que quisiera para mi al llegar a su edad. 48. No quiero ni Uma Thurmans, Meg Ryans ni Renée ZellwegerS. Es una verdadera pena…

Salma. Escúchame… Déjame que te de un consejo. Ten cuidado porque se empieza a ver demasiado el photoshop y en este repor ya no estás sexy. ¿De verdad quieres ser una belleza más, una cara bonita como tantas que vemos en las revistas? Tú no, Salma.

Mara Blixen.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑