¿Hay sexo en First Dates?

La tele es ruido feo y por este motivo la atizo, tal vez, dos veces al año. Cuando lo hago es por el mismo instinto resacoso que me obliga a devorar una repugnante hamburguesa de Mc Donald’s. En cuestión de un mes, inexplicablemente me he enchufado a Cuatro casi cada noche en búsqueda de un nuevo títere universal. Si interpreto este cambio de hábito repentino, encuentro fácil  explicación en una especie de psicopatía exploradora hacia el comportamiento de la especie; rasgo tan común entre escritores…

Ceguera de necios.

Necios ciegos,

Ciegas las citas,

O citas por primera vez.

Todos ellos, simpáticos sinónimos de First Dates, mi nuevo novio favorito que esconde a los tipos de cuentas excelsas, apuestos licenciados y en general, otras mentes cultivadas; abusa de tatuaje histriónico de barrio, y hace parecer que todos los madrileños hablamos con el EJQUE. Aun así, tanta vulgaridad humana me coloca y me educa.

first-dates-cuatro-vis-a-vis-sobera
First Dates en Cuatro

Me inquieta el argentino rubio que atiende detrás de la barra y que tiene una mirada de saber y callar mucho. Estoy convencida de que más de una flaca ha baboseado esos pectorales que marcan sus camisetas de algodón. Años atrás juré que Daniel Craig (el mejor Bond de la Historia) sería la única excepción a mi gusto recio por los morenos. Y es que lo tuve delante y no me resistí.  Me conquistó tras examinarme despacio con su mirada… Algo similar, salvando distancias, me pasa cuando la cámara enfoca al barman blondo mientras prepara mojitos. Fantaseo conque los proyecta en mí.

Las camareras son monas y cuidadosas, Carlos Sobera, un papi versado que regenta con calma y buen hacer un restaurante planificado para el amor, hortera y simplón como bien pocos, como las conversaciones entre los partners que se sientan cada noche frente a frente.

… Me gusta el deporte; a ti viajar, a ella salir de copas, y ya solo queda el postre…

Me atrevo a presumir que acierto siempre.  Sé en un segundo si los amantes descargarán chiribitas o no. Suelo verlo sin compañía así que hago apuestas conmigo misma. Me enternece cuando son tímidos y van poco a poco, cuando sonríen con alegría, porque me recuerdan la adolescencia. Ese encuentro siempre acabará bien. Me gusta cuando se respetan y no se roban la palabra, cuando hablan sin comida en la boca y no temen la dulzura, cuando la virtud adelgaza el silencio incómodo.

foto-maton-first-dates-gran-hermano

Sin embargo,

Detesto

que mencionen los genitales a los cinco minutos de dar comienzo la cena. De sexo y dinero no se habla. Que mientras platican, hagan aspavientos en el aire con los cubiertos. Que las mujeres repitan que adoran que un hombre les haga reír. (Maldita comedia española). Lo de que soy MUY amigo de mis amigos…; Que importe tanto la altura. Cuando se ofrecen mutuamente los cubiertos rebosantes de gelatina en una especie de vis a vis cursi y objetivamente feo. I hate it soUuUu much! Cuando La Paca pregunta a Pepe cuantas parejas ha tenido y él contesta que cree que una o dos. ¿Una o dos? Yo me acuerdo hasta de mi primer beso.  Ese tipo es un mentiroso, onanista y auto tragador compulsivo de series.  Cuando se preguntan con interés impostado pero su cara refleja un único deseo de vomitar el speech que traían preparado desde casa porque España les ha concedido un minuto Warholiano. Por el plató he visto pasar Pantojas, Bisbales y mucha zumba de principiante.

El final se acerca cuando son invitados al fotomatón. Disparan cuatro instantáneas con pelucas de carnaval: Ya están animados y se morrean, tropiezan y bucean entre las carnes prietas de uno y otro. Me sorprenden de este programa los casos en los que a los cinco minutos de tanto magreo espoleado en la cabina, sentados delante de un foco blanco nazi, los concursantes son forzados a responder a la pregunta de si tendrían una segunda cita. Estás convencida de que la respuesta será un rotundo sí y de allí irán directos al hotel a follar. Sin embargo, los pajaritos animados lloran en una especie de silbido descendiente porque al menos uno, ha dado calabazas.

Apuesta perdida.

Apuesto a pérdida,

V4
¿Mara de camino a First Dates?

porque el que él no invite a la cena me parece tan poco…

Ya no somos princesas pero, desde que Eva mordió la manzana, todavía seguimos siendo el objeto del deseo.

Mara Blixen.

4 comentarios sobre “¿Hay sexo en First Dates?

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: